Concurso Campanas Iglesia de la Compañia

Ubicacion: Jardines del Ex Congreso Nacional, Santiago de Chile
Noviembre 2013
Arquitecto: Juan Almarza Anwandter / Artista Asociada: Paula Anguita
Arquitecto Colaborador: Santiago Beckdorf

MEMORIA:

Nuestra propuesta de soporte espacial para las campanas de la Iglesia de la Compañía se basa en la búsqueda de un equilibrio entre las 3 dimensiones fundamentales a las cuales debe responder la obra:

1. Relación con el contexto del edificio y jardines del Ex - Congreso
2. Relación con las campanas como elemento a ser exhibido
3. La dimensión simbólica de la Memoria, el Acto y lo Solemne.

La relación contextual se resuelve mediante una propuesta que busca no irrumpir en forma contrastante con el entorno espacial y estilístico del emplazamiento, sino mas bien asimilarse a el por su levedad, escala y sobriedad formal. Es por ello que el soporte propuesto privilegia la transparencia, dejándose traspasar por el espacio y evitando generar un hito ajeno al espíritu del lugar. La simetría y la claridad en la resolución espacial son también una forma de dialogar con lo “clásico”, sin caer en la mímesis, y manteniendo una expresión contemporánea.
Hemos querido poner en valor a las campanas como elemento primordial de la configuración propuesta, dándoles la jerarquía propia de los campanarios y torres de iglesias en su dimensión vertical. Los volúmenes virtuales que las soportan actúan a su vez como un marco tridimensional que las destaca, sin competir con ellas en términos de presencia espacial.

Junto a ello, se ha querido responder en forma adecuada a la dimensión simbólica propia del caso, incorporando un espejo de agua que en su interior alberga 2000 puntos de luz de baja intensidad, los cuales hacen referencia al número aproximado de fallecidos en la catástrofe del incendio de la iglesia. A la memoria de su muerte, trazamos esta huella de luz y espacio que los vuelve a hacer presentes en un homenaje simple, austero y atemporal.
Finalmente, hemos pensado en la acción cotidiana de tocar las campanas, dándole la dimensión de un acto con cierta solemnidad. La configuración espacial propuesta, basada en un esquema arquetípico de eje, umbral y remate, favorece la expresión de lo ritual-procesional al configurar una aproximación gradual al centro del espacio.