Concurso Facultad de Ciencias UACH
Año: 2009
Arquitectos: Juan Almarza, Catalina Imboden

El concurso, organizado por la Facultad de Ciencias de la Universidad Austral de Chile, consiste en la rehabilitación de uno de los edificios del campus Isla Teja, el cual fué afectado por un incendio el año 2007. Nuestra proposición se aborda desde dos estrategias complementarias. La primera es conformar una nueva envolvente para el edificio, que construya una imagen contemporánea y a la vez contextualizada, poniendo en valor la potencia del emplazamiento. Esta envolvente se diseña no a la manera de una piel sin espesor, sino mas bien como una estructura autoportante, con espesor habitable. Esta estructura se compone de elementos de madera laminada, dispuestos en series de pilares muy esbeltos arriostrados entre sí y a la estructura existente mediante vigas de amarre transversales. La sección de los elementos laminados permite generar distintos espesores o capas de recubrimiento, que en su sumatoria van conformando un cerramiento semi-traslúcido que incorpora sistemas de ventilación pasiva, control de asoleamiento y aislación térmica.
De esta forma, la envolvente del edificio se constituye como un elemento arquitectónico, habitable como espacio de circulación y estar, y no simplemente como una "piel" de recubrimiento. Las celosías están pensadas para constituir una fachada vegetal de enredaderas, que fusionará el edificio con su entorno, y proveerá un control ambiental natural. En términos de expresión formal, la estructura propuesta evoca las cuadernas de una embarcación artesanal…una nave posada en la quietud del bosque.
La segunda estrategia proyectual dice relación con la conformación de la espacialidad interior del edificio. Esta espacialidad se genera a partir de un gran vacío central que conecta la totalidad de los niveles en vertical. Los programas se distribuyen a ambos lados del vacío, privilegiando los de carácter mas público en el costado nor-poniente, y los mas privados (laboratorios, salas, etc.) en el ala opuesta. La voluntad de generar este vacío articulador de gran magnitud, aireado, lleno de luz, busca cambiar radicalmente la conformación original del edificio, otorgándole mayor amplitud visual y descomprimiendo los programas en su interior.